Todo texto tiene la intención de comunicar un qué. O un por qué, un cómo, dónde y cuándo. Pero la escritura creativa se diferencia del resto por sus características narrativas. Cuando hablamos de escritura creativa, hacemos referencia a todo tipo de narraciones que no tengan carácter periodístico, académico o técnico.

Si tu mayor afición es escribir y quieres mejorar tu técnica narrativa así como tu creatividad literaria, te recomendamos nuestro Postgrado Experto en Creación Literaria.

¿Qué entendemos por escritura creativa?

La escritura creativa es la habilidad que usan miles y miles de escritores para dar rienda suelta a sus historias. Es la vía que nos permite crear narraciones artísticas, ya sean basadas en hechos reales o ficticias. Los ensayos, manuales de instrucciones, textos informativos y todo tipo de actas e informes empresariales quedan excluidos de esta categoría. Sin embargo, podemos hacer uso de la escritura literaria para redacciones periodísticas o académicas, aunque con límites. No olvidemos que un texto informativo es un texto informativo, y un texto literario puede ser ambas cosas a la vez.

Como hemos mencionado anteriormente, la escritura creativa no sigue unas pautas concretas. Cada escritor y escritora es libre utilizar las técnicas narrativas que considere adecuadas para crear sus obras. La escritura creativa se encarga de crear universos, espacios, personajes, tramas y discursos. Asimismo, las obras están elaboradas de forma estética y completamente literaria.

Asimismo, engloba los aspectos técnicos de la narración: redacción, ortografía y gramática. A pesar de la libertad literaria, también debemos adquirir ciertos conocimientos técnicos para que nuestra narración siga una estructura y tenga un lenguaje que facilite la comprensión de la historia.

La finalidad de la escritura creativa

La escritura creativa no tiene otra finalidad que expresar. Mediante la creación literaria, el escritor o la escritora manifiestan la necesidad de expresar pensamientos, emociones, recuerdos o vivencias. Al dotar esta información de un carácter estético, conseguimos que el lector se interese por la historia y siga adelante con la lectura.

Escribir es innato en el ser humano. Ya sea mediante narraciones literarias o una simple conversación de WhatsApp, las personas nos comunicamos y expresamos continuamente. La necesidad de «liberarnos», por llamarlo de alguna forma, es uno de los objetivos intrínsecos en la práctica de la escritura creativa.

Gracias a la escritura, mejoramos nuestras habilidades comunicativas, tanto las orales como las escritas. Además, nos ayuda a desenvolvernos y a trabajar la creatividad y la imaginación. Por otra parte, nos ayuda a concentrarnos, aumenta nuestra capacidad memorística, mejora la comprensión y desarrolla nuestra inteligencia.

Cualquier persona puede dedicarse a la creación literaria si disfruta narrando historias. La imaginación y la creatividad son los ingredientes principales, seguidos por las técnicas narrativas, que perfeccionarán el texto hasta dotarlo de significado completo.