La restauración de muebles se ha convertido en la tendencia DIY del momento. El gusto por la estética retro y las posibilidades del mundo artesanal han aumentado la práctica del reciclaje de mobiliario.

La idea de la reutilización se impone en los hogares. Cada vez son más las personas que optan por remodelar sus muebles antiguos y darle un cambio de aires a su espacio decorativo.

¿Quieres aprender a restaurar tus muebles en casa? ¡Quédate! Te damos los pasos que debes seguir para darle un giro a tu decoración.

Y, si quieres dedicarte profesionalmente a la técnica de la rehabilitación de mobiliario, echa un vistazo a nuestro Máster en Restauración Artesanal de Muebles

Restauración de muebles en cuatro pasos

A continuación, te contamos cómo restaurar un mueble antiguo en sencillos pasos para mantenerlo en buen estado por un largo periodo de tiempo.

Eso sí, antes de ponerte manos a la obra hazte con un kit para la restauración de muebles que tenga todas estas herramientas y materiales.

  • Papel de lija y taco para lijar.
  • Pinceles.
  • Un formón.
  • Trapos de algodón.
  • Una espátula.
  • Una brocha.
  • Lana de acero.
  • Un cepillo de cerdas.
  • Insecticida para carcoma.
  • Pasta para madera.
  • Decolorante.
  • Cera de emplastecer.

Una vez tengas todos los utensilios para la restauración de muebles, sigue las siguientes indicaciones.

Limpiar el mueble y eliminar los residuos

En primer lugar, pasa un trapo humedecido con un poco de agua y jabón y limpia las esquinas con un cepillo de dientes de cerdas duras untado de disolvente.

El siguiente paso de la restauración del mueble será retirar su pintura o barniz. Para ello, utiliza decapante espeso con una brocha de pelo grueso y después retíralo con la espátula. Seguidamente, pasa la lana de acero impregnada de alcohol para eliminar los restos de grasa sobrantes.

Por otra parte, en esta fase también debes asegurarte de eliminar la carcoma. Ésta se presenta en forma de pequeños agujeros que deja el parásito en la superficie. ¿Cómo erradicarla? ¡Fácil! Aplica un insecticida o producto anticarcoma con la brocha y envuelve el mueble con plástico durante unos cuatro días (no olvides renovarlo cada 48 horas).

Reparar golpes y arañazos

Una vez el mueble esté completamente seco, con la ayuda de un formón rellena con cera de emplastecer todos los orificios de la carcoma que ya has tratado previamente. Cuando la cera esté dura, retírala y lija todo el mueble hasta que quede pulido.

Asimismo, en esta fase tendrás que arreglar las puertas o cajones que puedan estar descolgados. Puedes cambiar la bisagra por una más grande o pegar la antigua al mueble con cola resistente. Y, para que los muebles deslicen mejor, te recomendamos aplicar un poco de jabón en las guías y lijar las partes laterales.

Pintar y barnizar

Si quieres dejar el mueble en su color natural, aplica una capa de barniz y déjalo secar unas 24 horas. Posteriormente, líjalo, retira el polvo y aplica una nueva capa en el sentido de la veta, es decir, el dibujo de la madera.

¿Prefieres darle otro tono? Lija bien el mueble, pásale un trapo de algodón y aplica una mano de imprimación blanca. Cuando se seque vuelve a lijar y ya podrás darle color a tu «obra» de restauración de muebles con pintura no demasiado espesa.

Pulir el mueble

Para conseguir un acabado perfecto y potenciar el brillo es conveniente aplicar una segunda capa de barniz o de tinte y volver a pulir.

Y, si quieres mantener la pieza en buen estado durante más tiempo, también te aconsejamos encerar el mueble una o dos veces al año.

 

Ahora que ya sabes cómo restaurar muebles antiguos ¡anímate con esta práctica artesanal! Así también estarás contribuyendo a fomentar la sostenibilidad y el consumo responsable.